No os engaño, creedme,

los hombres sí lloran.